lunes, 10 de agosto de 2009

Recursos literarios gramaticales

RECURSOS literarios GRAMATICALES

Los recursos gramaticales juegan con las palabras: añadiendo o suprimiendo algunas, repitiéndolas, cambiando su orden natural, etc. También afectan a ciertas estructuras. Los recursos gramaticales más conocidos son estos:

Epíteto: adjetivo calificativo que insiste sobre una cualidad ya conocida e intrínseca al significado del sustantivo, por lo que no añade ninguna información (“Dejó su huella en la blanca nieve). Suele aparecer antepuesto al sustantivo, y su principal valor es transmitir la realidad desde el punto de vista personal del autor.


El río va corriendo,
entre sombrías huertas
y grises olivarles
por los alegres campos de Baeza.
(Antonio Machado)

Asíndeton: consiste en la supresión intencionada de nexos, sobre todo, de la conjunción y:

Un no rompido sueño,
un día puro, alegre, libre quiero...
(Fray Luis de León)

Polisíndeton: es el recurso contrario al asíndeton, pues se basa en la multiplicación de nexos innecesarios, siendo lo más habitual la repetición de la conjunción y:


Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
(Rubén Darío)

Anáfora: repetición de una o varias palabras al comienzo de las frases o versos, para conseguir efectos sonoros o para remarcar una idea:


Menos tu vientre
todo es confuso.
Menos tu vientre
todo es futuro
fugaz, pasado
baldío, turbio.
(Miguel Hernández)

Hipérbaton: alteración del orden normal de las palabras de una frase:


Del salón en el ángulo oscuro,
de su dueña tal vez olvidada,
silenciosa y cubierta de polvo
veíase el arpa.
(Gustavo A. Bécquer)

Paralelismo: consiste en repetir estructuras similares:


Los suspiros son aire y van al aire.
Las lágrimas son agua y van al mar.
(Gustavo A. Bécquer)

OTROS RECURSOS

Existen otras formas de plasmar o manejar el lenguaje literario que no se incluyen en ninguno de los grupos anteriores, pero que merece la pena que conozcas porque aportan originalidad y diversidad a la literatura, y a ti seguro que te resultan muy divertidas. Entre ellas, destacan las greguerías, los caligramas y los acrósticos.

Greguerías: afirmaciones ingeniosas y divertidas, escritas en prosa, que se basan en la trasgresión de la lógica establecida. Su creador y principal representante fue el escritor español Ramón Gómez de la Serna, autor de los siguientes ejemplos de greguerías:

El péndulo del reloj acuna las horas.
El león tiene en la punta de la cola la brocha de afeitar.
Aparecen días tan húmedos que hasta los tenedores sienten reuma.
Las románticas se tocaban un bucle como si hablasen por teléfono con ellas mismas.

Caligrama: poema cuyas palabras se colocan formando un dibujo que explica el contenido que se transmite en la poesía. Uno de los ejemplos más famosos es el poema titulado “La paloma apuñalada y el surtidor”, del poeta francés Apollinaire.

Acróstico: grupo de frases, palabras o versos, cuyas letras iniciales o finales, leídas verticalmente, forman una palabra, un nombre o una frase.

Leer es... soñar, recitar, actuar, buscar y encontrar;
Imaginar lugares lejanos y hasta allí viajar.
Borramos malos recuerdos cuando leemos;
Recordamos lo maravilloso, y soñamos con lo que vendrá.
Otros, los que no leen, se pierden todo lo que nosotros vemos.